De la cabina de teléfono al WhatsApp

Son las gaviotas amor, las lentas altas gaviotas

En un reciente viaje a Cantabria, caminaba por las calles de Santander recordando viejos tiempos, señalando los lugares conocidos: en aquella calle estaba nuestro piso de estudiantes, en esa otra estaba instalada la cabina de teléfono desde la que llamábamos a casa, en aquel bar nos tomábamos unas rabas y luego nos íbamos de marcha… Mientras nos sentábamos […]